Estimado Lector:

Los artículos publicados en esta página principal aparecen por orden de llegada.

Para permitir una mejor lectura de los contenidos, estos están agrupados en la pestaña de su tema correspondiente,
enumerados narrativamente e indicados por enlaces internos.

viernes, 25 de mayo de 2012

Aluja, impermeabilizante natural de techos


Conocido desde hace cientos de años, el A-lu-ja (agua-alumbre-jabón), aún se utiliza para impermeabilizar de forma eficiente las azoteas de concreto.

Azotea con aluja. Foto O. Ampuero
Si bien no es un sistema eterno y necesita un mantenimiento por lo menos anual, es un método eficaz y muy barato de impermeabilización de azoteas, que se puede hacer sin ayuda y sin contratar a nadie. 

Allá por el siglo XVII, un grupo de arquitectos italianos estudió una casualidad sorprendente. En casas de familia en las afueras de las ciudades, incluso aunque fueran precarias y tuvieran filtraciones y humedad en las paredes, no tenían goteras desde sus azoteas. Todas estas viviendas compartían una cosa en común: las amas de casa lavaban su ropa en el mismo techo, y la colgaban en tendederos allí mismo. Pese a que el agua de lavado chorreaba continuamente, y las ropas goteaban mientras se secaban, la misma no traspasaba el techo de las viviendas.






Impermeabilizante descubierto por casualidad
Se llega a un descubrimiento interesante. La suma del agua con jabón y el alumbre que se utilizaba en las prendas para fijar los colores de teñido, actuaba como un impermeabilizante extraordinario contra toda filtración.
Antes de esto, solo existían los sistemas de tejas de barro cocido, las tejamaniles (tejas de madera), y de enladrillado en las grandes estructuras (petatillo), para cubrir con seguridad los techos, y salvo el sistema que aquí se presenta, no hay variantes hasta el uso de derivados de la producción industrial de hidrocarburos, mucho después de la Revolución Industrial.
En su momento, fue un descubrimiento verdaderamente importante. Y frente a costos e intenciones “verdes” en la actualidad, no es un sistema para ignorar.

Preparación de la Aluja (agua-alumbre-jabón)
En un tambor de 100 litros de agua se disuelven cuatro kilos de jabón blanco de lavar ropa, y 20 kilos de piedra de alumbre.
Algunos opinan calentar la mezcla para acelerar su homogeinización, pero parece ser más conveniente dejar reposar el recipiente durante 24 horas, para que el jabón y el alumbre se disuelvan de manera natural. Incluso es más cómodo, pues permite su preparación en el mismo techo, sin riesgos.
Tras un agitado intenso, se aquieta la mezcla, se verifica que la misma presente una apariencia viscosa, sin precipitaciones en el fondo del recipiente. Si esto se verifica, el líquido resultante, la Aluja, está listo para utilizarse. Si no lo está, se debe agitar y dejar reposar nuevamente, hasta completar las condiciones requeridas. Lo importante es que el líquido tenga apariencia viscosa antes de su aplicación.
El alumbre (sulfato de aluminio hidratado del potasio) se adquiere comercialmente en forma de piedras blancuzcas, en bolsas de varios kilogramos, en ferreterías o casas de mantenimiento de piscinas, que se impermeabilizan también con este producto, y el jabón, en cualquier comercio de limpieza o comestibles (denominado blanco, de pan, o de lavar, según la región)

Cómo se aplica la Aluja
Esta cantidad de Aluja resultante de los 100 litros de agua, tiene una capacidad de cobertura de 150 metros cuadrados de azotea lisa en una mano, pero es conveniente y más garantizada la aplicación de una segunda mano.
El techo se debe encontrar totalmente limpio de polvo y basura, y sin restos de otros impermeabilizantes resquebrajados y secos. Luego de esto, se debe mojar la azotea y dejar escurrir.
Por último, se derrama con un balde, y se esparce con escoba la Aluja por toda la superficie a sellar, cuidando la uniformidad de la aplicación. Luego de un periodo de tiempo, en que la mezcla está reposada en toda la azotea, se distribuye la segunda mano, hasta agotar el barril.
La única recomendación, es que esta aplicación no soporta una lluvia entre la primera y segunda mano. Si sucede esto, hay que recomenzarla.
No salpique su cuerpo con la mezcla, y si le sucede, lávese con abundante agua. Tenga cuidado con su desplazamiento, pues está en un techo, caminando sobre jabón.
Guarde el tambor, el balde y la escoba solo para esta actividad, no la utilice en otras.
El alumbre es un producto reactivo con nuestra piel en la concentración que se está utilizando, por lo que es conveniente no tener contacto con él.
La aplicación recetada en este artículo tiene una vida útil de dos años, pero es mejor aplicarla anualmente, antes de la temporada de lluvias.

Aluja, una impermeabilización barata, ecológica y verde
El recuento de las ventajas de esta aplicación es una obviedad. Lo puede aplicar usted mismo y ahorrar mucho dinero en productos y especialistas muy costosos, y está contribuyendo con el mantenimiento del medio ambiente, al no utilizar compuestos derivados de combustibles fósiles. Aproveche y hágalo con sus hijos.

Señor@s, a la aurora, alegría.
Orlando Ampuero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

El autor

Mi foto

Orlando AmpueroDe la pampa bonaerense argentina, el tipo. Dedicado por un tiempo a aprender algunas cosas, y el resto de la vida a desaprenderlas, busca en este blog sacudirse algunos saberes y algunos pesares, antes que se le olviden y se le pasen, respectivamente. Se autodefine como ecléctico, excéptico, caótico, anárquico, apócrifo, genérico, catárquico y apoteótico. En fin, dueño de una personalidad muy esdrújula.